Marcha 27F: El odio sin fin y sin reparos

Columna de opinión por Marcia González.

0
27f

Sin poner en cuestión la posibilidad de ejercer la libertad de expresión que todas y todos los ciudadanos argentinos tenemos, tal como lo establece nuestra Carta Magna, no deja de helarnos la sangre, las expresiones de odio, sin el mínimo reparo, que agrupaciones opositoras desplegaron en la marcha del 27F al instalar bolsas negras mortuorias, simulando cadáveres de personas concretas frente a la Casa de Gobierno.

Si bien esta tenebrosa iniciativa fue adjudicada por las propias agrupaciones de “Unión Republicana” y “Jóvenes Republicanos” y pueda entenderse que se trata de un grupo minoritario, no debemos dejar de observar y poner de relieve que  fueron bastantes más las y los que le sacaron fotos, lo filmaron, lo viralizaron y lo compartieron con complicidad manifiesta.

Cabe preguntarnos de qué estarán queriendo jactarse y qué acto de justicia puede reclamarse o plantearse en estos términos.

¿Será que esta apología del odio, con estos mecanismos, no incita a la violencia, y no configura delito? Mientras tanto se anda discutiendo por estos días sobre las figuras delictivas o los tipos penales.

No deja de generar perplejidad, al advertir que tan parcial puede ser la mirada, tan enceguecida que no puede ver que, entretanto los cuestionamientos por la colocación de la vacuna contra el Covid 19, fueron escuchados, como consecuencia de lo cual un ministro con probado compromiso por la salud pública como Ginés, dejó su cargo; en la Ciudad el acceso al mismo recurso se privatiza al haber entregado las dosis a establecimientos sanitarios privados por lo que Larreta y Quirós han sido formalmente demandados.

Entonces, se llega a una lamentable conclusión, al desvela las grandes mezquindades, que están más vigentes que nunca en sectores sociales que no dejan de destilar desprecio por otras y otros a los que no considera pares, por las y los que tienen la convicción de que no tienen los mismos derechos.

Seguramente no podremos modificar esas ideas, esos sentimientos, ni esos prejuicios destructivos que las y los invaden. Lo que es seguro, es que no podemos dejar pasar este tipo de atropellos, de amenazas y de violencia que no hacen más que revivir los peores momentos de la dictadura cívico militar que más daño causó en la historia de nuestra Argentina.

Seguimos más que nunca comprometidas y comprometidos con un país para Todos y Todas, no son slogans, lo estamos haciendo realidad. Hay que querer verlo, a ello las y los invitamos y convocamos.

#elamorvencealodio #27F