El Gobierno envió el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo al Congreso

Así lo anunció el presidente Alberto Fernández en un mensaje a través de sus redes sociales. La iniciativa será tratada en conjunto con un plan de acompañamiento de la maternidad.

0
buenos Aires 19 de febrero 2018 el pañuelazo frente al Congreso foto Rolando Andrade Stracuzzi ley 11723

El presidente Alberto Fernández presentó el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo ante la Cámara de Diputados. El proyecto de IVE fue elaborado por un un equipo interdisciplinario de especialistas de los ministerios de Salud y de Mujeres, Géneros y Diversidades y coordinado por la secretaria de Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra. El mismo despenaliza y legaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación, y será presentado junto con el llamado Plan de los 1000 días, que busca acompañar los casos de maternidad en situaciones vulnerables hasta los primeros tres años de vida de los y las niñas.

Al anunciar el envío de las iniciativas al Congreso, el primer mandatario expresó en un video publicado en las redes sociales: “La legalización del aborto salva vidas de mujeres y preserva sus capacidades reproductivas, muchas veces afectadas por abortos inseguros. No aumenta la cantidad de abortos ni los promueve. Solo resuelve un problema que afecta a la salud pública”. En las imágenes, se lo puede ver a Fernández con una corbata verde, color símbolo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, al tiempo que afirma: “Mi convicción, que siempre he expresado públicamente, es que el Estado acompañe a todas las personas gestantes en sus proyectos de maternidad. Pero también estoy convencido que es responsabilidad del Estado cuidar la vida y la salud de quienes deciden interrumpir su embarazo durante los primeros momentos de su desarrollo”.

El proyecto de ley presentado por el Gobierno, que tiene un total de 20 artículos, a diferencia del proyecto presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, contempla la objeción de conciencia al tiempo que la regula estableciendo que no puede implementarse en casos en los que la vida de la persona gestante corra riesgo de muerte. Con el propósito de regular ese punto, crea sanciones penales para “el funcionario público o la funcionaria pública o la autoridad del establecimiento de salud, profesional, efector o personal de salud que dilatare injustificadamente, obstaculizare o se negare, en contravención de la normativa vigente, a practicar un aborto en los casos legalmente autorizados”. Asimismo, en la iniciativa que será tratada en el Congreso, se reafirma la responsabilidad del Estado Nacional, Provincial y Municipal de garantizar “políticas activas para la promoción y el fortalecimiento de la salud sexual y reproductiva de toda la población”.

Ahora queda pasar por la instancia legislativa. En cuanto a la Cámara baja, se espera que, tal como en el 2018, sean obtenidos los votos para darle media sanción. En el Senado se sabe que la votación será más ajustada. Sin embargo, esta vez se cuenta con la voluntad política de la Casa Rosada de que le proyecto llegue a ser ley, y ese puede ser un factor determinante a la hora de lograr adhesiones o conseguir abstenciones que jueguen a favor para que el aborto sea, finalmente, ley.