Auditoría municipal: pagos y proveedores bajo sospecha

La Municipalidad de Pilar anuncia que continuará con las auditorías de pagos y proveedores que se vienen llevando adelante. Diversos pagos de la ultima gestión apuntarián al entorno de un concejal.

0

Llama la atención el caso de “Galarza Jorge Gustavo”, quien tuvo 44 órdenes de compra en el año, que representaron un total de $8.147.000 y según hicieron saber fuentes de la empresa, estarían vinculados a Gustavo Trindade. Desde la administración, señalaron que curiosamente distintos proveedores de alquiler de horas de camión hacen referencia a sus contactos con concejales y reclaman los pagos en sus nombres. Curiosamente también, todas las órdenes de compra tienen exactamente el mismo monto, que es de $173.000.

Por supuesto, y cuando de ñoquis se trata, nunca falta el primo, el cuñado, la novia o el sobrino; y el caso de Trindade no es la excepción. La lista arranca por su hijo, Juan Manuel Trindade, continúa por sus sobrinos, Gastón González y Javier Girado, su nuera, Tamara Quinteros, y uno de los premios más gordos, el Tribunal de Faltas, fue para Ignacio Girado, sobrino del concejal y hermano de Javier. Además de sus amigas personales, Nadia Ramírez y Luz Martinez, quien pasó a ser planta permanente a pesar de no cumplir los requisitos para hacerlo.

Pareciera que el concejal aprovechó los últimos cuatro años para conformar una abultada agrupación política, conformada por militantes pagos por el Municipio, que poca relación tenían con los verdaderos servicios y trabajo municipal. Tal es el caso de Jorge Alberto Leguizamón, Cristina Nibia Romero o Laura Belén Zapata, que desde comenzó la nueva gestión no aparecieron en sus respectivas áreas y de los que ni sus propios compañeros del sector sabían de su existencia o tareas.

Las horas extra, también a la orden del día para premiar fidelidad o algún otro atributo que no son precisamente las horas extras de trabajo, como ese caso de Agustín Nelson González Romero, que habría trabajado 3 horas, y cobrado 96 horas extra. Otro ejemplo representativo del uso de los trabajadores municipales es el de Héctor Rubén, el militante que se peleó con un vecino e intentó simular un ataque de la oposición política, que fue rápidamente desmentida por la policía y que como premio recibió la protección del ex presidente del Concejo Deliberante.