Quiquia: una pasión familiar que no para de crecer

Nicolás Andreata, uno de los fundadores de Quiquia, nos cuenta cómo nació este emprendimiento en familia y se convirtió en una de las cervecerías autóctonas más reconocidas.

0

Ubicada en el kilómetro 51 de Panamericana ramal Pilar, genera empleo a casi 30 personas entre las dos unidades de negocio que componen la fábrica y el bar. Charlamos con Nicolás Andreata, socio fundador.

El Termómetro- ¿Cómo se generó la idea de una fábrica de cerveza y un bar?

Nicolás AndreataLa idea surgió en el 2012 cuando hicimos un curso básico de elaboración, junto a mi hermano y a mi padre. De esa manera, empezamos en casa con un equipo homebrew haciendo 50 litros los fines de semana para consumo familiar.

En el 2016 nos surge la posibilidad de pasar a un equipo más grande de 500 litros y dos fermentadores para producir 2000 litros de cerveza por mes, generando un excedente en la producción y obteniendo nuestro primer punto de venta en una distribuidora. Este ingreso nos dio la posibilidad de tener nuestra propia boca de expendio y abrir el bar en el 2017.

T- ¿Por qué se llama Quiquia?

N- Quiquia es la deformación de la palabra Chicha, como se la conoce en el norte a la cerveza. Entre nosotros siempre decíamos vamos a tomar una chicha, después pasó a ser una quiquia, y a la hora de buscar un nombre decidimos Quiquia porque así es como nosotros le decíamos a la cerveza.

T- ¿Cómo es la cerveza Quiquia?

N- Básicamente buscamos lo que el público nos pide y en ese recorrido tratamos de incursionar en lo que a nosotros nos gusta y lo que está en auge en el mundo cervecero. Miramos mucho las tendencias de Estados Unidos, acá todavía estamos muy básicos en lo que es cerveza, todavía se sigue pidiendo una Golden que es lo más similar a una cerveza industrial. La gente está acostumbrada a eso y de a poco se van animando a lo que son las IPAS, las cervezas con cuerpo, un poco más fuertes, más amargas, cervezas de guarda. Vamos mostrando al público nuevas opciones.

T- ¿Cuál es la especialidad de Quiquia?

N- Nuestro fuerte son las IPAS. Empezamos a incursionar con las cervezas de guarda, cerveza de barrica, ex whisky, ex vino y cervezas ácidas. Aún no hemos sacado nada al mercado porque las estamos estudiando. Primero hacemos una prueba piloto en la fábrica, catamos y luego pinchamos en el bar para ver cuál es la aceptación del público y dependiendo del feedback salimos o no. Lo que nos brinda el bar es el contacto directo con el gusto del cliente de manera rápida.

T- ¿Cómo atraviesan la actualidad económica del país?

N- No la estamos pasando bien, pero gracias a Dios tenemos trabajo y podemos dar empleo. Hoy el margen de ganancia es ínfimo, de hecho casi inexistente. A nosotros los costos nos aumentan constantemente porque nuestros elementos son importados, estamos atados al dólar obligatoriamente y eso no lo podemos trasladar al cliente porque conocemos la situación en la que se encuentra nuestro país. Hubo una inflación del 40% y recién trasladamos el 10%. Pero necesitamos seguir con una buena producción para poder mantener la fábrica y al público del bar.

La situación nos golpeó de todos lados, pero seguimos apostando porque sabemos que Quiquia es algo que llegó para quedarse. Seguimos apostando en Pilar, sabemos que tenemos un gran público aquí, somos precavidos, pero sin miedo a seguir apostando.

T- ¿Cómo trabaja la fábrica?

N- Como fábrica tenemos distribución propia, por la zona norte, oeste y capital Federal. Estamos analizando seguir recorriendo zona norte, por el lado de Campana, Zárate, Luján y empezar a subir al Litoral, ya que Capital Federal está muy colapsado y es un caos entrar.

T- Pilar se ha transformado en un importante parque cervecero. ¿Cómo es la convivencia comercial entre todos sus actores?

N- Hay una competencia sana. Nosotros fuimos la tercera cervecería en abrir paralelamente con Antares. Hoy hay 24 en Pilar. Manejamos un público completamente distinto a lo que es Antares, Blest o Ruta 26. Que Pilar sea un parque cervecero nos viene bien porque atrae más gente de Capital Federal y a la ciudad le viene bien porque empieza a tener un público distinto los fines de semana. A nosotros no nos gustaría que cierre Blest o que cierre On Tape porque cae la cantidad de potenciales clientes. La idea es que todos laburemos parejo, si bien algunos trabajan más y otros menos pero creemos en una competencia sana y de hecho tenemos muy buena relación con todos los bares y fábricas de alrededor. Si hay algún problema lo resolvemos en grupo.

T- ¿Cómo imaginas tu negocio en un futuro cercano?

N- Pensamos seguir expandiendo la unidad de negocio. Queremos generar 3 o 4 puntos de venta propios en la zona y en los alrededores. Estamos trabajando sobre franquicias, apostamos muy fuerte también al mercado de latas. La idea es mantener la propuesta de éste Quiquia, un bar cervecero en el que podes comer un plato distinto todos los días y con impronta cultural ya que siempre suenan bandas de la ciudad y de ciudades vecinas.

T- En lo gastronómico, ¿qué carta ofrece Quiquia?

N- Contamos con variedad de pizzas, variedad de hamburguesas, tablas de picadas, entre otras opciones. Lunes, martes y miércoles siempre hacemos un plato diferencial. Los lunes son de pizzas, los martes son de hamburguesas americanas y los miércoles especiales siempre sale algo distinto. Sumamos a la carta comidas de invierno ofreciendo cazuelas calientes.

Tenemos distintos sectores de producción ya que la elaboración es 100% propia, no se compra nada a terceros, todo es casero, todo es Quiquia. La atención es autoservicio, hay llamadores inalámbricos en cada mesa. Con esto buscamos un juego y una conexión entre los presentes. Estás sentado, te levantaste a buscar una cerveza y te encontraste con un amigo o conocido, hacemos que la gente tenga una interacción dentro del bar para que conozca el lugar y al personal.