“La leche es una excusa para sacar a los pibes de la calle”

En el barrio William Morris de Del Viso, un grupo de voluntarios decidió comprometerse y hacerle frente al abandono y la falta de oportunidades. El merendero "Otro mundo" es un espacio de contención para 70 chicos y 20 mamás que necesitan apoyo. Cuando el corazón y las ganas de ayudar son la única respuesta.

0

El ultimo revelamiento del Indec revela que un tercio de los argentinos se encuentran bajo la linea de la pobreza y que la sufren especialmente los más chicos. Uno de cada dos chicos son pobres. Ante esta durísima realidad, un grupo de voluntarios se reunió en la Sociedad de Fomento “La Tierrita” de William Morris de nuestro partido. Queriendo buscar una solución a los problemas de contención y pobreza de la zona, encontraron que la solidaridad era la respuesta.

El merendero “Otro mundo” brinda alimentación, deportes, ayuda escolar, pero principalmente contención a unos 70 chicos y 20 mamás del barrio.
Nos recibieron Estefanía, voluntaria y presidenta del merendero, y Martín, responsable de la construcción del edificio que pronto va a albergar el merendero.

“Antes había otro merendero que se llamaba “Contando con vos” y en el que me acerqué como voluntaria. En diciembre de 2016, el espacio estaba cerrado y empezamos nosotros”. cuenta Estefania. “Junto a Ethel y Anto, comenzamos con 4 o 5 chicos, dando la leche 2 veces por semana. No sabíamos como hacerlo y teníamos muy poca mercadería. Al poco tiempo se sumo Martín y sumamos un día mas. Ahora estamos dos horas, tres veces por semana. Ademas de servir la leche, tenemos fútbol y participamos de una liga. El año pasado salimos campeones en dos categorías, tenemos dos profes para los chicos. Tenemos baile, apoyo escolar y trabajamos con la psicóloga.Festejamos cumpleaños, día del niño, hacemos teatro, vamos a una pileta y hoy, fundamentalmente estamos construyendo nuestro espacio propio. Estamos haciendo ferias para de esa forma seguir construyendo”.

 

 

El Termómetro: ¿Cuál el es fin del merendero?

Estefanía: “La leche es una excusa para sacar a los pibes de la calle. La idea es que los chicos estén acá adentro y estén contenidos. Estamos construyendo para dejar de ser un merendero y ser un centro comunitario. Que los chicos merienden, cenen y que tengan actividades. Pero también que los padres terminen el colegio. Estamos ante una genereación que es la primera de muchas que está en secundaria. Tenemos que fomentar eso, que los chicos terminen el colegio. Los padres es importante que acompañen y terminen también. Si un día nos vamos, es fundamental que el espacio quede y los chicos hayan aprendido algo de todo esto. Esto es un lugar de pertenencia para la gente que vive en el barrio”.

T: ¿De qué edades son los chicos que se acercan?

E: “Tenemos desde bebes que nacieron acá hasta chicos de 15 a 16 años, que es la edad más complicada. Es donde más quiero enfocarme, tienen más acceso a estar en la esquina y donde más hay que laburar.”

T: ¿Cuáles son los problemas con los que se encuentran?

E: “Lo económico influye muchísimo. Por suerte tenemos mucho apoyo de la familia que acompañan a los chicos. Recalco el apoyo familiar que es enorme.
Me asusta muchísimo la droga, es de muy fácil acceso. Los chicos por suerte son muy buenos, eligen estar acá, jugando a la pelota, compartiendo con amigos. Recalco lo económico y la falta de oportunidades de vida. No saben que hay más allá. No saben que existe una facultad. Son generaciones que no lo vivieron ni saben que existe, no conocen la playa, no conocieron una pileta. Hay familias que no tienen baño. Caminan dos cuadras para ir al baño. También hay mucha violencia familiar.  Las mamás hacen una denuncia, pero tienen que volver a la casa. Hay fallas por todos lados. Falla la Municipalidad, falla la comisaria. Falla el Estado en general”.

T: ¿Porqué se llama así el merendero?

E: “Se llama “otro mundo” porque hay otra realidad que la que viven estos chicos. Que después elijan lo que quieran. Pero que sepan que tienen otra posibilidad. Que si quieren cantar, quieren pintar, existe otro camino y estamos acá para ayudarlos a verlo.”

T: Que existan estos espacios es siempre para compensar la ausencia del Estado. ¿Cómo se sustentan? ¿Tienen apoyo de las autoridades?

E: “Desde el municipio solo recibimos un bolsón de comida una vez por mes que tiene 4 aceites, 8 harinas, un caja de leche, dos kilos y medio de cacao y 8 mermeladas. Es todo lo que recibimos para 70 pibes y 20 mamas, que vienen 3 veces por semana. Esto se financia con donaciones de vecinos y voluntarios. El Club Unión hizo un evento para colaborar, la cooperativa Tel Viso ayuda, Fundación Pibes nos ayuda para los sueldos, Fundación Pilares nos dá mucha mercadería y los voluntarios que siempre nos donan.
Queremos que el día de mañana, cuando tengamos el espacio propio, se pueda armar un microemprendimiento para que se autosustente. La idea de los voluntarios es armar algo de cocina para que las mamás puedan vender y que ellas también puedan tener su propio ingreso. Mas allá de que nadie vive de la asignación universal, no pueden conseguir otros ingresos”.

El sueño del espacio propio

Martín es el encargado de la construcción del edificio que va a ser la nueva sede del comedor. Lo que parecía una utopía, está cada vez más cerca de ser una realidad.

 

“Lo estamos financiando con ferias del usado que hacemos. Ya hicimos una y nos fue bien, pudimos hacer la primera etapa de la construcción. Ahora vamos por la segunda. Este Domingo 14 de Abril vamos a hacer la otra feria, en la sociedad de Fomento “La Tierrita”, en Santa Eulalia y Caseros. Esperemos que nos vaya bien. La gente se solidariza enseguida. El techo lo coloco Marcelo Quevedo y lo hizo gratis. Donaron ladrillos, cemento y muchos vecinos vienen a levantar paredes”.

“Queremos que antes de fin de año estemos mudados”, aclaró Estefanía. “Hay mucha ayuda porque es muy claro el fin. Se nota que trabajamos, estamos para sacar a los chicos de la calle. Estamos sumamente orgulloso del equipo que tenemos y de todo lo que hacemos”.

¿Que necesitan?

Para el merendero se necesita leche, galletitas, cacao y jugo que es lo que más se gasta.

Para la feria, gente que quiera colaborar para la organización el sábado 13 y el domingo 14 a coordinar en la feria. Solo necesitan venir con una remera blanca.

En la construcción, todo lo que sea materiales es necesario. Cemento, ladrillos, etc.

¿Como contactarse?

Pueden llamar al teléfono  011 3757-7188 o bien acercarse a Santa Eulalia y Caseros, Del Viso.